lunes, 9 de junio de 2014

El peso de la economía ilegal en el cálculo del PIB europeo


Desde septiembre, miembros de la UE deberán considerar impacto del tráfico de drogas y la prostitución.

Por Fernando Fuentes

Los nuevos métodos para medir la economía, que la Unión Europea (UE) exigirá a sus países miembros desde septiembre próximo, pueden asombrar. Más aún cuando involucran prostitutas y montones de cocaína. Esto, porque a partir de ese mes los integrantes del bloque deberán incluir en el cálculo de su Producto Interno Bruto (PIB) actividades ilegales como la producción y tráfico de drogas, la prostitución y el contrabando. El objetivo: adaptar y armonizar la medición del indicador que resume la actividad de un país a la realidad económica.

El cálculo de estas actividades ilícitas será obligatorio a partir de 2016. Los países de la UE han ido incorporando la economía ilegal en sus cuentas de forma paulatina. Uno de los pioneros fue Suecia, que la contabiliza desde 2007. Estonia, Austria, Eslovenia, Finlandia y Noruega también lo hacen. Reino Unido, Italia e Irlanda están entre los países que se encuentran trabajando en el tema, lo mismo que España.

En 2012, el Banco de Italia cifró el valor de lo que denomina “economía criminal” en 10,9% del PIB. Hace dos semanas, la Oficina de Estadísticas Nacionales de Reino Unido (ONS) informó que la prostitución, el tráfico de drogas y el contrabando suponen unos 12.300 millones de euros de la riqueza nacional, es decir, un 0,6% de su PIB. Y esta semana, España y Portugal también entregaron sus estimaciones. Así, el Instituto de Nacional de Estadística español (INE) calculó que el PIB aumentará entre un 2,7% y un 4,5 % (entre 27.000 y 45.000 millones de euros) incluyendo las actividades ilegales. En tanto, los responsables del INE portugués explicaron que este tipo de negocios elevan en un 0,4% el PIB nacional, o sea, unos 700 millones de euros.

La Oficina de Análisis Económico de EE.UU., que calcula el PIB del país, “no tiene planes por ahora de incluir gastos en actividades ilícitas”, según la vocera Jeannine Aversa. El PIB estadounidense crecería cerca de 3% si se adoptaran todos los cambios de Europa, de acuerdo con cálculos de Eurostat, la oficina de estadística de la UE.

Algunos expertos cuestionan los méritos -y métodos- de medir la economía ilegal. A juicio de Claus Vistesen, economista jefe para la zona euro de Pantheon Macroeconomics, medir la economía subterránea haría “menos precisa” la estimación del PIB, según dijo a The Wall Street Journal. Las dudas que ofrece este profundo cambio en la metodología de cálculo del PIB son evidentes. ¿Cómo se puede calcular lo que se gasta en prostitución o contrabando cuando no hay registros oficiales?

En julio de 2012, la Eurostat fijó las recomendaciones para la estimación de las actividades ilegales. Aunque no da muchas especificaciones, adelanta un esbozo técnico. La prostitución se medirá desde la perspectiva de la oferta, esto es, por el valor del servicio prestado (cuánto ganan las prostitutas) y, en el caso del tráfico de drogas, se hará con una aproximación desde la demanda (la cantidad que se le compra a los distribuidores).

Sin embargo, la medición ha demostrado ser difícil. En el caso del aporte económico de la prostitución en Reino Unido, la ONS extrapoló una investigación que data de 2004 para calcular que había 60.879 prostitutas trabajando en 2009. Y, basándose en estudios hechos en Holanda, asumió que cada una tenía 25 clientes a la semana, a un precio promedio de US$ 112 por visita, según consigna BBC. En el caso de las drogas, fuentes oficiales españolas citadas por el diario El País explican que se tendrá en cuenta la cantidad de estupefacientes incautados por la policía. Se estimará qué porcentaje supone del tráfico total y se extrapolará para obtener una aproximación del impacto de la producción y el tráfico de drogas en la economía.


The Wall Street Journal advierte que algunos países europeos tienen incentivos adicionales para inflar el tamaño de sus economías. Además de poder jactarse, un PIB más alto ayuda a un país a mantener su deuda y déficit dentro de las metas prescritas por la UE. Para otros, un PIB más alto podría tener un costo para los gobiernos. El bloque de 28 naciones usa este indicador para determinar cuánto contribuye cada país al presupuesto colectivo de la Unión Europea. “El problema es poner sobre la mesa este nuevo método estadístico en el momento en que todo el mundo tiene problemas presupuestarios”, añade Eric Vernier, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas de Francia, y autor de “Técnicas de blanqueo y medios de lucha”.